Publicado: 22 de Mayo de 2017

Los dientes de un bebé ya están totalmente formados dentro de la mandíbula en el momento de nacer, aunque normalmente no salen hasta los 6 meses aproximadamente, pero su calcificación se inicia durante la vida intrauterina. Esta regla tiene excepciones, ya que algunos niños nacen con uno o incluso dos dientes, los llamados dientes “connatales”, que tradicionalmente han sido asociados a personajes de leyenda con gran fortaleza y héroes míticos, y otros niños inician la erupción mucho más tarde, incluso pasado el año. Este retraso cronológico no reviste importancia siempre que los dientes mantengan el orden de erupción normal. En el momento del nacimiento y los primeros meses de vida se inicia la calcificación de los primeros dientes permanentes en el maxilar y la mandíbula, a pesar de que no iniciarán su erupción hasta los seis o siete años. Los molares del juicio pueden iniciar su formación hacia los nueve o diez años, a pesar de que pueden tardar de 15 a 20 años más en erupcionar. Un largo y laborioso proceso el que realiza nuestro organismo para generar éstos importantes y complejos órganos que son nuestros dientes.