Publicado: 10 de Julio de 2017

El uso de protectores deportivos está recomendado para prevenir golpes o traumatismos en los dientes o la Mandíbula, en aquellos deportes llamados "de contacto", como el rugby, hockey, boxeo, artes marciales, baloncesto... y en menor medida, pero también muy utilizado en otros como el fútbol, balonmano o voléibol o ciclismo o motociclismo. Estos dispositivos no sólo protegen los dientes, sino también las encías, los huesos, la lengua o las articulaciones, al amortiguar el golpe. Por eso su uso está cada vez más extendido entre los deportistas no sólo profesionales sino también amateur. Existen algunos protectores estándard que se venden en tiendas de deportes o farmacias, cuya ventaja es su menor coste, pero son incómodos, dificultan el habla o la respiración y no son los que mejor protegen. También están los semiajustables que permiten por calentamiento una cierta adaptación, mejorando bastante la comodidad del paciente. Los mejores y no en vano, los que emplean los deportistas profesionales son los PROTECTORES DEPORTIVOS INDIVIDUALIZADOS, hechos a medida por el profesional a través de unos sencillos moldes de la boca y fabricados en material termoplástico que queda íntimamente adaptado a los dientes y las encías del portados. Su excelente ajuste los hace insuperables en comodidad en cuanto a la respiración y el habla, y en efectividad de protección, siendo por tanto la mejor opción, y con poca diferencia de coste aunque algo superior. Se pueden encargar divertidos diseños y colores, para una sólo arcada o que mantengan ambas unidas y son multilaminares o de muchas capas, lo que los hace superiores a todos los demás.