Publicado: 22 de Mayo de 2017

El esmalte de nuestros dientes es un tejido muy sofisticado y único. Diríamos que es un tejido cristalino con una estructura única a base de prismas del esmalte dispuestos oblicuamente, casi como una joya, y por eso se le llama también tejido Adamantino. El esmalte dental es el tejido más duro del cuerpo humano, gracias a su alto contenido en calcio y fósforo en forma de Hidroxiapatita, presente también aunque en menor densidad en los huesos. Por eso, el esmalte es incluso más duro que el tejido óseo y por eso se conserva tan bien en los cráneos encontrados en excavaciones y en los cadáveres con miles de años. Pero el Esmalte no es capaz de regenerarse por sí sólo, aquí está la mala noticia, por eso debemos cuidarlo como si de una joya se tratase, porque realmente lo es! Y puede durarnos para siempre con unos cuidados de higiene bucodental básicos. El hombre puede restaurar el esmalte dental con materiales denominados Composites, a base de resinas compuestas, que presentan una buena adhesión al diente, pero qué duda cabe de que el hombre nunca será capaz de reproducir algo tan perfecto y resistente como este tejido natural. Así que mejor prevenir que curar siempre!